project_management

Proyectos con conocimiento

Publicado el 19-10-2012
Un proyecto es una planificación que consiste en un conjunto de actividades que se encuentran interrelacionadas y coordinadas. La razón de un proyecto es alcanzar objetivos específicos dentro de los límites que imponen un presupuesto, calidades establecidas previamente y un lapso de tiempo previamente definido.

Se puede afirmar que si hay cliente hay proyecto. El Cliente sólo existe si es analizado y comprendido, interpretado continuamente. El Cliente no existe como algo que no decide; entonces es un abonado, o un “sujeto pasivo” o un “señor cliente”, pero no un Cliente.

El proyecto, como un modelo o una teoría, no es la realidad, ni la reproduce; se monta sobre una interpretación de la realidad y sobre una “concepción del mundo”; y a partir de ahí, pretende que atienda a cubrir la demanda existente y a satisfacer a sus autores. Tal y como hoy se plantea el Proyecto de Empresa tiene lamentablemente algo de místico (visión, misiones, valores) y de hecho lo es, en la configuración que recibimos de los USA. Yo prefiero hablar de horizonte, objetivos estratégicos y reglas del juego-valores: creo que hay que reducir el “misticismo” del mundo empresarial, que muchas veces “justifica” lo injustificable.

Por tanto, un Proyecto que nace del Conocimiento del Cliente, de sus necesidades, de sus oportunidades, de sus posibilidades, y que al tiempo que “construye conocimiento”, y transforma la realidad en un modelo que la explica y la representa, es un punto de partida (el conocimiento, el modelo de lo real) para definir lo que vamos a hacer, lo que queremos hacer, hacia donde queremos enfocarnos, como queremos abordar la aventura empresarial, de que forma queremos que las cosas funcionen, de que maneras o modos, y sus planes correspondientes.

A eso le llamamos Proyecto, pero no olvidemos que el proyecto tiene su antesala remota en el cliente y en la realidad del mercado y de la correlación de fuerzas, y que antes de concebirse como proyecto, ha generado conocimiento, un modelo explicativo de lo real, que nos permite “ver” las oportunidades, definirlas y a través del proyecto, como veremos, abordarlas, y pasar a la gestión, a la zona caliente del proceso. Porque esta parte del proceso la definimos como propia del mundo de la razón, como aquella que analiza, comprende y proyecta, y por tanto, según indicamos en el libro “En la Espiral de la Innovación” corresponde a un proceso que se enlaza “por el norte”, que camina por el frío de lo analítico, de lo racional, de lo holístico, de lo comprensivo, de lo fundamental para saber que hacer.

Este proceso conlleva generación de Conocimiento, y por supuesto, nuevas prácticas que nos confieren experiencia y teoría para poder avanzar en el mejor ajuste con lo real. En consecuencia, aparece una nueva variable, implícita en el proceso, el Conocimiento, y quién se acerca a ella, está más próximo a buenos resultados, aunque sólo sea por ley de probabilidades (una forma, en mi opinión original, de forjar el proyecto es a través de la metodología que he denominado Rosa de los Vientos, que presenté sucintamente en el libro “Innovando”. De esta forma, hemos visto la importancia de la primera C, del cliente, y cómo a partir de su realidad y del mercado, se construye un proyecto, un horizonte, objetivos y valores combinados, que ahora hay que concretar y desarrollar “por el sur”, por la zona cálida.

¿Qué variables clave, estructurales, tiene que abordar y cuidar un Proyecto, una vez construido sobre el referente del Cliente?.

En primer lugar, la Calidad. La calidad es el lugar de encuentro, el cemento de la organización, lo que le dasolidez a la misma.
En segundo término, la comunicacion y
después el Estilo Directivo.


Propiedad de Roberto Carballo 
Universidad Complutense de Madrid
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario